La importancia del autocuidado en la gestación

Actualizado: 3 oct

“La sociedad tiene que aprender a cuidar y a proteger a la mujer embarazada; son las que contribuyen a la continuidad de la vida; son un bien preciado. Tenemos la obligación entre todos de cuidarlas”.


Con estas palabras, Isabel Coca, comadrona con más de 50 años de experiencia, nos invita a reflexionar a través de su mirada, el papel secundario de la mujer cuando se convierte en madre y sobre cómo esto puede afectar en mayor o menor medida sobre su bienestar emocional y su salud mental.



En un proceso tan colosal como el de la matrescencia, Isabel considera clave que tanto la mujer como la sociedad, sean conscientes que la madre experimenta incontables cambios fisiológicos, físicos, psíquicos y emocionales que requieren adaptaciones constantes, en tan solo 190 días. Es importante poner el foco en que, a excepción de algunos cambios físicos evidentes, el resto de la transformación es invisible y, si se desconoce la profundidad de los mismos, es muy posible que la madre los silencie intencionadamente o no, para no sentirse juzgada, diferente, culpable, etc.


‘Lo que tendría que’ está muy lejos de ‘lo que es’: la realidad es que durante la matrescencia la mujer con afecciones psicológias es infradiagnosticada a causa de la propia estructura de los sistemas de salud; de factores socioeconómicos y educacionales; y también a causa de circunstancias culturales como los prejuicios y las etiquetas alrededor del rol maternal.


En este sentido, Isabel invita a la mujer a asumir el protagonismo de su maternidad para hacerlo prevalecer sobre tabúes, desconocimiento, o falta de compromiso social. Y para eso, destaca la importancia del autoconocimiento.


Un pasado. Un embarazo.

Isabel acompaña a cada madre en un viaje al pasado para ayudarla a sostener una mirada respetuosa, amorosa y de aceptación sobre su historia ya vivida, para así conciliarlo con su presente y dar fluidez a su maternidad :


Todas la mujeres partimos de un pasado distinto en cada embarazo. No es lo mismo aquellas que parten de muchos duelos, o de un momento que sabiendo que no es el idóneo, continúa con la gestación… No es tampoco lo mismo un embarazo a los 20 años, a los 30 o a los 40. Por tanto, cada mujer llega con un pasado, con un deseo, y con un cuerpo que no siempre ha estado bien tratado. Esta realidad marcará el embarazo y la forma en que se adaptará a los cambios para dar paso a la gran transformación de mujer a madre.


Empezar por dedicar tiempo y atención a la autoescucha, puede ser un inicio para partir en este viaje. Conectar contigo ahora, con tus emociones, con tu respiración y con tu propio ritmo. Enraizarte en el hoy para echar una mirada atrás, libre de juicios.


Este ejercicio puede dar paso a la toma de consciencia que te ayudará a dar un giro a paradigmas instaurados que sacan a la mujer del centro de su maternidad, como por ejemplo: adoptando hábitos de vida saludable para asegurar el bienestar de mi bebé, cuido de mi.


Si esta idea comúnmente aceptada la transformamos y decimos CUIDANDO DE MÍ, CUIDO DE MI BEBÉ, estaremos impulsando a la mujer a tomar el centro de su maternidad dotándola de todo el protagonismo.


Isabel Coca nos recuerda que, la mujer cuando está gestando se le activan todos los radares y está abierta a nuevos aprendizajes, a adoptar nuevos modelos de vida, a hacer todo lo mejor para el cuidado del bebé. Es por tanto un buen momento para procurar su propio bienestar incorporando nuevos hábitos saludables fáciles y sencillos.



Tu bienestar no depende de grandes retos, si no de pequeñas acciones diarias.

Isabel Coca Camin, cuenta con más de 50 años de experiencia como comadrona y formadora en el Hatha Yoga para embarazadas. Ha dedicado toda su vida a la maternidad lo que le ha permitido construir una visión amplia y profunda del cuerpo de la mujer. También es autora del libro Yoga y gestación (editorial Kairós), que se ha convertido en un referente en el sector para el entreno de profesores de yoga que quieren ampliar sus conocimientos del yoga durante y después del embarazo. Isabel forma parte de Dana desde sus inicios y aporta su perspectiva a este viaje vital que viven las mujeres en la matrescencia.